martes, 22 de diciembre de 2015

Capítulo 1, 2 y 3






Puedes leer a continuación gratis los tres primeros capítulos:




Una pregunta clave

Fue la primera que me hice. Siempre hemos preguntado qué hay después de la vida. A lo mejor la clave está en preguntar "¿qué hay antes?".
¿De dónde vienen nuestros hijos antes de venir?
Dicen que somos viajeros en el tiempo, que vamos atravesando vidas, haciéndonos más sabios a medida que acumulamos experiencias. Que una vez nacemos como hombre y la siguiente como mujer. Que hay una etapa entre vidas (2) en la que esperamos mientras procesamos lo vivido y vamos decidiendo qué asignaturas escogeremos en la escuela de la vida que marcarán nuestra trayectoria vital en la siguiente. En algún momento se decide también cuánto ha de durar nuestra siguiente vida. A grandes rasgos, esto es lo que explicaba el filósofo Platón en su escuela de Atenas. (3)
Yo no sé qué sentido tiene encarnar para vivir tan poco. Puede que sea una lección a aprender para los padres o porque el ser de luz que encarna necesita realizar el aprendizaje que supone vivir durante tan poco tiempo...  O tal vez las dos.
Es un misterio y como tal, es incomprensible. Y lo cierto es que en esa “incomprensibilidad” es donde radica su encanto.
El caso es que ese ser que anida en nuestro vientre y al que cariñosamente llamamos "bebé" es en realidad un alma vieja realizando una etapa más de su viaje milenario.
No quisiera aquí estropearos la ilusión de pensar en vuestro bebé al presentároslo cómo un anciano, porque en realidad la vejez como tal es un término humano. Y en realidad las almas no tienen edad, no al menos como lo imaginamos con nuestras pequeñas mentes.
A mí me gusta referirme a ellos (o a ellas) como "seres de luz".
Dicen también (esto creo que fue cosa de Einstein) que estamos compuestos de materia y energía. Tras la muerte, dejamos atrás nuestra parte material y lo que queda de nosotros es energía, luz. Precisamente lo que éramos antes de nuestro nacimiento.
De mis muchas lecturas encontré una idea que me gustó mucho, que viene a decir que nosotros pensamos que somos cuerpos con un con alma, pero que en realidad somos almas con cuerpo. Cada una que saque su conclusión.
Tengo muchas amigas que se refieren a sus hijos como "angelitos". Los ángeles son también seres de luz, aunque quienes entienden de esto explican que ellos ya no necesitan viajar entre vidas porque ya aprendieron lo que necesitaban y en algún momento "ascendieron" de escalafón en la jerarquía que tienen los seres de luz.
De todas formas, puedes imaginar que tu hijo es un ángel si te hace bien. Ya dije al principio que esto no tiene ninguna base científica (ni nada similar) y cada uno es libre de utilizar su imaginación como le plazca para encontrar respuestas a sus preguntas sin respuesta.
Siempre y cuando no hagamos daño a nadie y sea beneficioso para nuestra psique y nuestra vida diaria. Y la vida que vayamos a tener de aquí en adelante.
En psicoterapia a esto se le llama "crear una fantasía de curación".
Lo importante es que lo que imagines te sirva, te ayude, te sane. Esto es lo básico, lo fundamental. Lo demás es accesorio.
Yo creo que antes de nacer y después de morir somos cúmulos de energía. No acierto a comprenderlo en realidad, más que una certeza es una intuición. Necesitaría una mente con mucha más capacidad para poder abarcarlo. Sólo puedo imaginar un mundo semejante al nuestro porque no me da para más la imaginación. 

Un sueño y un “despertar”

Una vez soñé que llegaba a una gran casa blanca. Íbamos en coche por un camino de piedras blancas también, atravesando el jardín. En la casa me esperaban un montón de amigos contentos de volver a verme. Yo también estaba feliz con el encuentro, charlando con unos y con otros, sabiendo que estaba de visita, que me tendría que ir pronto y que tardaría en volver a verlos. Fue como un alto en el camino en la vorágine de la vida (estaba pasando una mala época) que me sirvió para cargar pilas y despertar con el corazón y el alma reconfortados. Es como si en sueños mi ser de luz hubiera viajado al cielo, a reunirse con el resto de seres de luz, con mis hermanos y amigos, aquéllos con quienes me voy encontrando entre vidas. Como una gran reunión con personas a las que hace tiempo que no ves y cuya presencia te hace mucho bien. Yo sabía en todo momento que estaba de visita, que no era “mi” lugar.
Dicen que al nacer también realizamos un duelo porque nos despedimos de todos esos seres que están con nosotros (la familia del alma, le llaman). A algunos nos los encontraremos de nuevo en el transcurso de nuestras vidas. Igual serán nuestros hermanos más pequeños, compañeros del cole, amigas de toda la vida… Tal vez algunos algún día serán nuestros hijos o nuestros nietos… A otros tal vez no los veamos en esta vida. A esto se le une la alegría de reencontrarnos con quienes son nuestro padre, nuestra madre, nuestros hermanos… Tal vez los despedimos hace años sin saber cuándo volveríamos a verlos.
Tal vez el cielo es así, un lugar agradable al que vas a ver a tus viejos amigos del alma, sabiendo que es por un tiempo y que luego te irás.
Oye, visto así, qué parecido es ese cielo a la vida, ¿no?
No sé si me estoy yendo por las ramas, pero necesito explicar lo que he leído que pasa antes, durante y después de la vida, para intentar comprender por qué (o para qué) nuestros pequeños se van tan pronto). 





¿Nuestros hijos nos eligen? ¿Elegimos un día a nuestros padres?


Volviendo al tema de los hijos, yo suelo decir que los hijos nos eligen Y también que nosotros como hijos elegimos a nuestros padres. Todos tenemos elecciones que aprender de todos. Tal vez tenemos cuentas pendientes que se forjaron en otra vida. Tal vez en ésta decidimos aprender esto o aquéllo y elegimos de antemano a quienes nos acompañarán o a quienes serán nuestros maestros Y esto no es nada que diga ninguna escuela esotérica moderna. Esto lo dijo Platón, uno de los filósofos más importantes y con más credibilidad de nuestra era.
No me cabe la menor duda de que mis hijos son para mí mis mayores maestros, incluso los que se quedaron tan poquito.
Sí, son almas viejas, rezumando sabiduría, que sólo esperan que les demos amor, cariño y un entorno adecuado para poder crecer, desarrollarse y recordar su misión y lo que vinieron a enseñarnos.

Los que se van tan pronto, que nos parecen tan pequeños, tan frágiles... son en realidad seres amorosos que han elegido vivir en nuestro vientre, por un lapso tal vez demasiado corto de tiempo.

Mónica Álvarez



jueves, 9 de mayo de 2013

Lety Jiménez: Testimonio


Perder un hijo es una de las experiencias mas amargas para una mujer, mas porque al vivir la pérdida de una persona que ya nació, recibimos el pésame, pero de un embarazo temprano o un bebé nonato muchas veces la gente opta por hacer como que no pasó nada, o animarte a ignorarlo, "al fin ya tendrás otro" y ese dolor queda dentro del corazón sin tener con quien compartirlo. 

Lo se por que yo viví dos pérdidas de embarazo y es un camino doloroso y solitario. 

El libro de Mónica es sanador. 

Si pasaste por una pérdida o conoces a alguin que lo vivió, o quieres conocer sobre el tema para poder acompañar a otras personas que pasan por este proceso este libro es básico.

Leticia Jiménez
www.criandocreando.com

miércoles, 8 de mayo de 2013

Pilar Gómez San Miguel: Testimonio


Sufrir una perdida durante el embarazo o los primeros días de un bebe puede ser una experiencia muy dura: al dolor por la vida que se va se une a veces la incomprensión de quienes nos rodean y también la incertidumbre de no saber a dónde va ese hijo y cuál es el sentido de una existencia tan breve. 

Con delicadeza y sabiduría Mónica nos cuenta para qué están nuestros hijos con nosotros tan poco tiempo y recoge con respeto el testimonio de muchas madres que hemos transitado por ese camino doloroso y al mismo tiempo tan natural y común en la Madre Tierra y en los seres que la habitamos.

Leerla es conectar con las emociones que me dejaron los días de dolor tras un aborto, dejar fluir lágrimas de emoción y alivio y un modo maravilloso de sentirme conectada con esta amiga que vivió en sus carnes una experiencia semejante y con muchas otras madres y mujeres. Mujeres que despidieron a sus hijos antes de tiempo.

Desde la primera a la última página este libro es un remanso de paz y luz que ayuda a transitar por el duelo y las dudas. Gracias Mónica.

Pilar Gómez San Miguel

A la venta también en papel



Ya está el libro en formato papel.

Puedes adquirirlo aquí directamente en Amazon que te lo llevarán a tu casa con la profesionalidad que caracteriza su servicio.

Un saludo: Mónica

martes, 7 de mayo de 2013

¿Quieres participar en el sorteo?



Durante toda esta semana estamos de lanzamiento del libro "¿A dónde van nuestros niños cuando se nos van tan pronto?".

El libro ya se está posicionando en Amazon gracias a todas las personas que están dejando sus buenas opiniones y poniéndole estrellitas.

Para daros las gracias a todas vamos a realizar este sorteo gracias a Mamá guapa que pone a nuestra disposición un precioso colgante en el que podréis pedir que os graben lo que queráis, un nombre, una pequeña frase.

Este colgante se sorteará a final de esta semana entre todas las personas que hayáis dejado vuestra opinión y  estrellitas en la página de compra de Amazon.

Puede ser en la versión kindle, papel (que está muy próxima ya), en amazon.es, en amazon.com... Por cada comentario que dejéis tenéis una participación en el sorteo. 

El sorteo lo realizará Mamá Guapa y el resultado se publicará aquí mismo.

Así que os animo a participar leyendo el libro y dejando vuestra opinión sobre el mismo y pulsando en las estrellitas.

Que lo disfrutéis!! Mucha suerte!!

Mónica